Queridas familias!!
Esta semana os dejamos un post de Yedra con dos vídeos preciosos. ¡¡Preparaos!!
¡¡Gracias Yedra!!

Hasta que caves un agujero, plantes un árbol, lo riegues y lo hagas sobrevivir, no has hecho nada. Sólo estás hablando
Wangari Maathai

Ya es primavera y esta familia lunera ha querido, además de observar la explosión que se está produciendo en la naturaleza, contribuir a su crecimiento. Así que estos días festivos nos hemos lanzado a hacer un semillero con los peques. La verdad es que hicimos un intento hace varios años.

En la anterior ocasión, Santi tendría dos años recién cumplidos – Alejandro no había nacido aún – . Se portó como todo un profesional a la hora de poner la tierra, colocar las semillas y regar los semilleros pero cuando terminó con ese trabajo, decidió que era más divertido tirar de nuevo toda la tierra con las semillas (cada semillero debidamente identificado con su fruto correspondiente), mezclarla y colocarla como le diera a entender.

Esta vez, como podréis ver en el vídeo que os presentamos, ha salido todo fenomenal y ya estamos comenzando a ver las plantas de judías y de calabacines crecer a toda velocidad y las ramitas de las tomateras y de las zanahorias avanzando poco a poco. Cada planta a su ritmo, como las personas y como todo en la vida.

Ya que la cita inicial es de una maravillosa ecofeminista keniata, os dejamos un maravilloso cuento sobre la vida y obra de ella. Todo un ejemplo de lucha pacífica y de respeto y protección del Medio Ambiente: Wangari y los Árboles de la Paz.